[S] Ir al contenido
Ir al menú de navegación
Gustavo Bellido - Maestro Luthier
Violin modelo Stradivarius 2011

Puente

Puente El cuidado fundamental que hay que tener con el puente es el vencimiento que tiene al afinarlo con las clavijas, ya que al hacer tensión en las cuerdas, el puente tiende a doblarse para adelante, el músico tiene que sujetarlo firmemente y tirar de él hacia atrás, tiene que estar en un ángulo de 90º, aproximadamente, la parte trasera del puente con la tapa, esto da una óptica que parecería que el puente esta vencido hacia atrás.

* Todos los campos son obligatorios.





Mantenimiento de su instrumento

Si se pretende que un instrumento dure muchos años hay que tener en cuenta una serie de factores que el músico no siempre tiene presente.

Humedad

Una de las principales causas del deterioro de un instrumento es al factor climático, específicamente la sequedad, para ello tenemos que tener sumo cuidado en las épocas del año en que hay cambios bruscos de humedad a sequedad. El razonamiento lógico de este asunto es el siguiente:

Las fajas o costados son maderas que en su origen están derechas, cuando construimos el instrumento se las humedece y se las dobla con calor, en un clima muy húmedo, las fajas absorben la humedad del ambiente por ejemplo está en 50% dentro de una casa y al bajar bruscamente cuando se sale al exterior 20 %, las fajas tienden a ponerse derechas como es su forma natural, entonces esto hace que se produzcan desencoladuras en fondo y/o tapa de las fajas, este seria un inconveniente menor, pero el problema es cuando esto hace que tenga una fisura en la tapa y/o en el fondo, ya que son restauraciones muy costosas y el valor del instrumento decae si la tapa y/o fondo tienen muchas fisuras.

Por supuesto que hay tener en cuenta las características climáticas del lugar, en lugares con humedad muy baja, entre un 10 y un 20%, el problema se presenta cuando se traslada ese instrumento a lugares con mas humedad ( mas de 40 %), y luego se vuelve a la humedad “normal” de ese lugar, allí es donde hay que ponerle un humificador hasta que el instrumento se aclimate nuevamente a la humedad normal del lugar.

En el caso contrario que el instrumento tenga una humedad en un lugar normal de 40%, al viajar a otro con una humedad del 20%, también es aconsejable el humificador, en este caso es en su estadía afuera del lugar “normal”.

Con respecto a la humedad, hay lugares como en Córdoba, que en los días de comienzos de primavera puede haber a la mañana una humedad del 60 % y baja en forma brusca hacia el mediodía a un 20%, esto significa que si el instrumento no va a salir de lo que es el ambiente de la casa no es necesario el uso del humificador ya que la humedad interior de la casa va a ir bajando pero en forma gradual, pero ocurre que si uno va a salir al exterior de la casa ahí se produce el cambio repentino, de mucha humedad a mucha sequedad, allí hay que tener en cuenta el uso del humificador.

Otra forma de evitar riesgos de roturas por humedad en el instrumento es tratar de no tenerlo en estuche cerrado, yo considero y de acuerdo a mi experiencia, que éste es para evitar golpes en el transporte del instrumento, cuando el violín esta en la habitación o en la casa, no es necesario que este encerrado en un estuche, ya que de por sí éste conserva una cierta humedad, entonces seguiríamos privándolo de estar en contacto con el ambiente real y cuando lo sacamos del estuche vuelve a producirse ese cambio brusco.

Gustavo Bellido - Bv. De Los Genoveses 3967 - (5147) - Córdoba - Argentina - Tel: (0351) 4759167 / 153637739

info@gustavobellido.com.ar - bellidoluthier@hotmail.com